¿Trabajo?

Parece que Cristián está definitivamente entrando en tierra derecha. Ya le comunicaron que su trabajo, o mejor dicho la pequeña planta que el maneja, está en la mira, se acaba, es decir se termina la fiesta. Al menos han tenido la gentileza de hacérselo saber, me contó el pobre, después de haberlo conversado con su jefe cuando lo llamaron de sorpresa a su oficina. Son los baches que se encuentran cuando se administra una planta que no sale barata, y que se amplifican todavía más cuando se mezclan con los problemas financieros de la casa matriz. Es simple, se necesita podar para disminuir los costos fijos. Pocos días antes de que Cristián partiera hacia Europa por asuntos de trabajo, su jefe le mandó un e-mail donde le pedía que lo fuera a ver a su oficina. Lo hizo, y no había alcanzado a sentarse cuando de repente, de un tirón, su jefe le contó la firme. Claro que al poco rato como que se frenó y le pidió disculpas, que no había logrado poner una defensa exitosa para salvarlos, le dijo. Y que probablemente en el futuro se necesitaría una planta como la de ellos, es cierto, y ahí vendrían todo tipo de recriminaciones, pero así son las cosas, así ocurren, y la decisión estaba ya tomada, había que cerrar la Planta.

 

Su oficina se notaba ordenada, pulcra, como la de un dentista, me contó, Cristian, y me dice que casi se cayó del asiento porque no esperaba una noticia como esa. Claro que su jefe no se dio cuenta, ya a estas alturas, Cristián finalmente a aprendido a disimular mejor las sorpresas, los desencantos. Hasta ese momento todo le iba resultando bien, incluso le habían pedido que fuera a prestar ayuda a Europa; por eso la desilusión tan grande. Su jefe después de pedirle nuevamente disculpas le dijo que se sentía como un sepulturero. Pero se notaba gentil, me cuenta Cristián, aunque había algo bastante cierto con esa caracterización, me dijo, porque tenía definitivamente algo de sepulturero, aunque él no se diera cuenta, no lo notara. Pronto y pasada la primera sorpresa, por breves momentos todo fueron tramites, firma aquí, le dijo, lee aquí, le dijo, para certificar de que ya lo habían informado, y donde se comprometía a no contarle nada a nadie todavía, a nadie de su grupo. Lo firmó. Su jefe respiró aliviado, como un dentista después de una faena dolorosa, ya había pasado lo peor. Después de eso hablaron poco, pero Cristian le preguntó si todavía lo necesitaban en Europa. Que sí, le dijo, de todas maneras tienes que ir, de manera que Cristian continuó con los preparativos del viaje. Antes de salir de la oficina, le dijeron que también habían posibilidades en otros lugares, en otras plantas, que no estaba todo perdido, pero desgraciadamente la Planta actual y que él operaba tenía que cerrar.

 

A los pocos días y en la casa de un amigo, de Tyler, Cristian contó lo que le estaba sucediendo. ¿Qué hacer? ¿Continuar con el viaje o simplemente cortar por lo limpio y cancelarlo todo, partir, no verlos más? No, le dijo Tyler, sigue, continúa, le contestó, de seguro ya tienen un plan para ti. Ellos también son previsibles, le recordó, en ese sentido tú también puedes considerarte como sentado en el asiento del chofer. Espera, mira, ve, le dijo, Tyler, un buen amigo y que en ese momento preparaba unas pizzas humeantes mientras ofrecía vino de La Rioja. Tienes que actuar con la cabeza fría, le aseguró, mientras le acercaba el vaso. Por suerte nuestras hijas, le contestó Cristián, ya crecieron y no les estamos pagando por la educación, o para mantenerlas, pero es complicada la sorpresa, el portazo, le dijo, eso duele.

 

Cuando llegó a su casa, Cristián sintió que le había ayudado el conversar el tema, tocarlo, mostrarlo para poder sorprenderse nuevamente o avergonzarse juntos. Por suerte las rutinas lo están ayudando, porque al poco rato de llegar, se puso a limpiar, a lavar platos, y a pasar la aspiradora. Los gatos le pedían comida y Copo, el perro regalón, lo esperaba para salir a caminar. Pero distraídamente se sentó en una mesa y se puso a ver un álbum de fotografías viejo, uno de tapas rojas y que se notaba trajinado. Entre las muchas fotos que tenía entre sus manos, vio una de sus padres sentados en la mesa de Algarrobo. Y notó con sorpresa que no se veían tan viejos como él los recordaba, y más bien parecían tener la edad de él ahora. Se acordó, contrariado, lo viejo que él sintió a sus padres en esos años, cuando los podía ver sentados en esa mesa de Algarrobo conversando, o terminando de comer para después ir a descansar. Trató de imaginarlos nuevamente de esa edad, y conversando con él ahora, todos juntos. Algo imposible, es cierto, pero que distinto habría sido, pensó, todos en la mesa y conversando como si hubieran tenido edades parecidas.

 

Tiempo atrás un amigo sorprendió a Cristián cuando sin motivo alguno le confesó a la pasada, que desde hacia tiempo que notaba que al llegar a una fiesta, a alguna reunión, a un encuentro, él era el más viejo de todos los presentes. Ahora ya notaba eso, y se lo confesó como mostrándole las curiosidades de este mundo.

 

Por la ventana del Hotel se ve una noche oscura aquí en Finlandia. Pilar me cuenta que antes de chutear definitivamente el tarro, le gustaría ver la aurora boreal.  Tenemos que hacerlo, alguno de estos días lo vamos a lograr.

Un comentario en “¿Trabajo?”

  1. Hola Cristian. Lamento si esto termina siendo cierto. No me lo esperaba … nadie se lo espera … recuerdo a Adriana Bráncoli – hermana de Valentina, la mejor amiga de Anita – y quien trabajaba en Tottus (empresa de Falabella) y me dijo hace ya muchos años : “Alvaro, el despido nuestro está anunciado … es un dato” … yo pensé que no dejaría de trabajar en Falabella … me imaginaba siempre ahí.

    Entiendo que estarían cerrando la planta y que aún no está claro que sucederá con cada una de las personas.

    Te deseo lo mejor. Un abrazo grande.

    Alvaro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s